miércoles, 9 de noviembre de 2016

Propaganda Due en la embajada

Daniel Ortega fue reelegido presidente de Nicaragua


>>> El hijo de Licio Gelli embajador en Uruguay


>>> En el nombre del padre

La biografía de Licio Gelli, muerto a sus 96 años en su mansión de Arezzo, en la Toscana, al norte de Italia, es la historia de la criminalidad de los poderes del Estado en varios países –entre ellos la Argentina- y de los recovecos más tenebrosos de la represión internacional, en este caso de la CIA y de la OTAN, para los que Gelli trabajó. Aquel “soy fascista y moriré fascista”, que Gelli solía repetir, no tiene la menor importancia; es más, forma parte de una mala novela que pretende mostrar a este hombre como si hubiera sido una especie de marginal, afortunado pero marginal al fin. Además ni siquiera es cierto: cuando le convino y lo necesitó traicionó a los fascistas. Lo que importa, en cambio, es que fue una figura orgánica de la represión, un hombre de Estado en Italia y en el Vaticano. También en la Argentina.

El 17 de marzo de 1981, los jueces italianos Gherardo Colombo y Sergio Turone allanaron la mansión Villa Wanda, de Licio Gelli, en Arezzo. Investigaban desde 1978 las actividades de Michele Sindona, capo de la mafia siciliana vinculado con la cúpula de Democracia Cristiana (DC) de su país. Una larga serie de indicios los condujeron hasta Gelli, pero el procedimiento derivó en escándalo por una lista particularmente interesante que encontraron allí: la de 962 miembros de la logia Propaganda Due (P2), una organización formalmente ilegal que Gelli dirigía desde 1972, a la que el Grande Oriente d’Italia (el Gran Oriente de Italia), la francmasonería oficial, le había ordenado disolverse en 1976. En esa lista había, entre otros rubros, tres ministros italianos, 44 parlamentarios, 18 jueces, 49 banqueros, 27 periodistas (uno de ellos era el editor del Corriere della Sera) y un racimo extendido de industriales poderosos (Silvio Berlusconi, por entonces casi desconocido, estaba allí). Aunque muchos de los involucrados negaron su pertenencia a la P2, el escándalo provocó una crisis política que hizo caer al gobierno del primer ministro democristiano Amintore Fanfani.
En definitiva, Italia tenía a la vista un entramado mafioso compuesto por los riñones y el corazón del Estado. Ahora el verdadero gobierno, el sottogoverno, tenía nombres y apellidos:

Leer mas




>>> Maurizio Gelli, embajador de Nicaragua en Uruguay vinculado a una causa de lavado–
 La historia pareciera ser caprichosa y muchas veces dejar al desnudo actitudes y valores de personajes que se repiten cuando de asuntos turbios se trata, dejando al descubierto, posiblemente, otros que podrían haber permanecido ocultos si la avaricia no hubiera metido la cola, o era el diablo?

 Por Daniel Romero
martes, 08 de julio de 2014  
http://www.totalnews.com.ar/content/view/676641/104/

En Nicaragua son muchos los que se preguntan porque Daniel Ortega nombro como embajador de Nicaragua en Uruguay a Murizio Gelli, sin embargo, otros, allí y en otras latitudes, saben muy bien porque lo hizo. Si bien el apellido Gelli está vinculado a asuntos oscuros de la historia, seguramente a Ortega, quien fuera denunciado por su hija por múltiples violaciones a lo largo de su vida, la moral del Embajador Gelli no debe haber sido un obstáculo.
Las fuentes diplomáticas acreditadas en Uruguay y consultadas por Total News, en el más estricto off, no dudan en decirnos que todo esto sería por lavado de dinero. Curioso comentario el de una de estas fuentes, que lo recibió durante la celebración del ultimo cumpleaños de la Reina Elizabeth II en la residencia del embajador Ben Lyster-Binns en Uruguay, evento donde estaba presente el embajador Gelli acompañado por su Carla Guilhem.
Aquí podrián ser muchos los  puntos clave, como los “intereses” de Nicaragua con Irán, Rusia, Venezuela, Argentina, o México y los Carteles de la droga, pero no nos vamos a detener en ellos por el momento, hasta no informar de que se trata esta historia de traiciones familiares.
Allá por el año 1978 el famoso Licio Gelli adquiere una estancia denomina “El Taruman” ubicada en el Departamento Durazno, República Oriental de Uruguay (identificada en los mapas catastrales con los Padrones n.2089 ( 7.099 Has), n.9163 (648 Has), n.9164 ( 1.153 Has), n.9860 ( 4 Has). Esta propiedad fue adquirida formalmente el  10 de octubre de 1978 por la sociedad “José María Rodríguez Sosa S.A.” y según información y documentos presentados junto a la denuncia que realizaron los apoderados de Licio Gelli, ante delitos financieros del Ministerio del Interior uruguayo, todos los gastos y dinero utilizado para esa compra fueron girados por el denunciante vía el banco Bafisud, con lo que este pretende demostrar ser el verdadero dueño de las acciones.
En una parte de la denuncia, queda plasmada, en intercambio epistolar, la frialdad con la que el embajador Gelli se transformaba en Bruto.
Extracto:
Entre los meses de agosto y octubre 2005, el comendador Licio Gelli invitó varias veces a su hijo  Maurizio para ir a Montevideo, a fin de firmar el contrato de venta del inmueble o, en su defecto, emitir un poder notarial a otra persona para permitir la conclusión de la compra/venta de la propiedad. 
Frente a estas  demandas, Maurizio Gelli respondió  con cartas 30 de agosto 2005 (doc.9)  - en la cual le comunicaba al padre que  “…da questo momento non sono più responsabile dell’estancia quindi non mi debbono più chiamare per nessun titolo… (…desde este momento, no soy más responsable de la estancia, así que no me deben llamar más por ningún motivo)”, “…nel caso in cui serva una mia firma devo essere avvisato con largo anticipo…(…en el caso en que sirva mi firma debo ser notificado con suficiente antelación)” y, finalmente “…spero che in futuro non ci siano fra di noi più lettere riguardanti i tuoi beni, perché lo erano ieri, lo sono oggi e lo saranno anche domani”(…espero que en el futuro no haya más cartas entre nosotros con respecto a tus bienes, ya que lo eran ayer, lo son hoy y también lo seran mañana”) – del 21 de septiembre y 5 de octubre de 2005  (doc.10 y 11) –  donde advierte a su padre que no podrá viajar a Montevideo – del 19 de octubre 2005 (doc.12) - en que le avisa al padre de ser interesado en la compra de la estancia y que no firmará el poder notarial que le habían enviado sino solo otro, elaborado por sus abogados, por diversos motivos relacionados con una pretendida protección/tutela de sus intereses.
La cuestión, de fondo es que esta denuncia llamo la atención, y habría una serie de investigaciones. Incluida la historia de la pista de aterrizaje que esta propiedad tendría autorizada.
Luego que el Embajador de Nicaragua en Montevideo se negara, segun la denuncia, a devolver la propiedad, hubo una serie de comunicaciones al Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos, pero no prosperaron, por lo que pudo determinar Total News de fuentes cercanas al denunciante.
La estancia fue vendida en varias oportunidades en corto tiempo y en cifras que no se acercan a su valor real, el cual ronda los 50 Millones de Dólares.
La primera venta, donde el embajador de Nicaragua Maurizio Gelli,  arrebataria a su padre la S.A, fue por un millón de Dólares. En la segunda realizada en 2007 se lo hace por 19.916.400 Dólares y la tercera, en 2010 por 33.201.339 de la verde moneda, estando al momento a nombre de la esposa de un empresario argentino, que también carga una interesante historia. Como se verá, el embajador Gelli compra muy barato. Sin duda, solo se trató de encubrir  los rastros, pero porque, otros se prestan a este juego? Solo por dinero?
Pareciera avecinarse un escándalo de fuste, en la vecina orilla, que  seguramente arrastrara mucha tierra y agua, como lo está haciendo en nuestro país, el alud de denuncias por corrupción y negociados que produjo la soberbia y avaricia en el caso del vicepresidente Amado Boudou.
romerodaniel@totalnews.com.ar


>>> El efecto Troccoli

Maurizio Gelli presentó sus cartas credenciales como embajador de Nicaragua ante el presidente de Uruguay, José Mujica, pasando a ser el tercer extranjero que asume un cargo diplomático durante el gobierno de Daniel Ortega.
 
No es, sin embargo, la primera vez que Gelli representa a Nicaragua en el exterior. Este italiano ha estado desde 2005 en la lista de representaciones diplomáticas del país.El 26 de agosto de 2005 debutó como cónsul honorario de Nicaragua en la ciudad de Arezzo, con cobertura en Umbría, Italia, a través del Acuerdo Presidencial No. 305-2005, emitido por el entonces presidente Enrique Bolaños.No hubo rechazo y, por tanto, Gelli desempeñó su cargo en Italia por más de un año y, según Bolaños, estuvo “funcionando bien”. “Cuando se hace un nombramiento, está sometido a la aceptación o rechazo del Gobierno al que se manda. Le tienen que dar el plácet. Italia jamás rehusó el plácet”, apunta el expresidente.El 28 de noviembre de 2006, a escasos meses de dejar el banquillo presidencial, Bolaños, a través del Acuerdo Presidencial 540-2006, lo nombró nuevamente cónsul general honorario en la pequeña república de San Marino (61.2 kilómetros cuadrados), enclavada en el territorio de Italia.“Un mes y días diez antes de irme, alguien me pidió que lo dejara nombrado. Generalmente así lo hacíamos dándole gusto a alguien que tiene interés”, dice Bolaños.—¿Quién le solicitó el nombramiento de Gelli en San Marino?— preguntó LA PRENSA a Bolaños.—No recuerdo. Es que son muchos nombramientos. Ha de ser alguien de confianza, en el que yo tenía credibilidad, quien la solicitó y se le dio. Hay gente que hace negocios con esos lugares y pide: ‘Hombre me gustaría tener ahí a un representante, a un amigo que vea mis cosas, y las cosas que le convienen a Nicaragua, nombralo (cónsul) honorario’.

RECHAZADO POR SAN MARINO

Por su parte, el excanciller Norman Caldera confirmó que el nombramiento lo hizo la Secretaría de la Presidencia de la República y no la Cancillería General de la República—¿Quién sugirió el nombramiento? “Eso no te lo puedo contestar yo, preguntáselo a don Enrique”, responde el exfuncionario. De conocer sus antecedentes, ¿lo hubiesen nombrado? “Cómo se te ocurre?”.Pero en esta ocasión, el Gobierno de San Marino no le dio el visto bueno al nombramiento. El rechazo se dio hasta en 2007, cuando Daniel Ortega asumió las riendas del país. Para entonces, el canciller Samuel Santos dijo que el caso de Gelli se estaba tratando con mucha cautela.“Me sorprendió leer la noticia de Gelli. Tengo que revisarla, pero yo no puedo condenar a nadie y, hasta donde sé, el problema lo tiene su padre y no él”, señaló Santos el 14 de junio de 2007. En esas misma declaraciones, que ofreció a los medios de comunicación, el canciller calificó al italiano como un “hombre trabajador”.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

1 comentario:

  1. A QUIEN LE PUEDE EXTRAÑAR QUE DANIEL ORTEGA, NOMBRE A ALGUIEN DE LA P2 COMO EMBAJADOR DE NICARAGUA EN URUGUAY, PARTE DE LOS ARCHIVOS DE LA DICTADURA CIVICA MILITAR, ESTAN EN PODER DEL EX TENIENTE GENERAL, EX PRESIDENTE DE LA DICTADURA CIVICO MILITAR URUGUAYA GREGORIO CONRADO ALVAREZ, ENTRE ELLOS LOS DE LA P2 EN URUGUAY, DANIEL ORTEGA HACE RATO QUE DEJO DE SER SANDINISTA, ES UN TITERE DEL IMPERIO...

    ResponderEliminar